Las retribuciones a los agentes FIFA satisfechas por los clubes se imputan como retribución a los futbolistas.

El Tribunal Económico-Administrativo Central considera que las retribuciones de los agentes de futbol satisfechas por los clubes son efectuadas por cuenta de los jugadores y por tanto deben ser imputables a los mismos.